Una etapa de grandes cambios promueve el estudio de una Maestría en Gestión de la Innovación y la Tecnología

Estamos transitando por una etapa en la que se vienen presentando constantes cambios, y debido a ello muchos son los que se preguntan si se trata del mejor momento para especializarse y con ello, cuáles serán las mejores especialidades. 

En consecuencia, una de las mejores recomendaciones es un Master of Business Administration (MBA), Finanzas, Ingeniería u otra especialización que se refiera a los negocios, aseguran estudiantes en EAE online opiniones. Resulta ideal analizar las características y ventajas de seleccionar un posgrado en gestión de la innovación y tecnología y con ello darle un impulso a nuestro desarrollo profesional pero siempre acorde con la demanda de esta nueva era.

¿Innovación o negocios?

Inicialmente vale destacar que la innovación se encuentra en relación estrecha con la búsqueda del bienestar en determinado territorio.

La innovación es definida como la introducción de un nuevo, o significativamente mejorado, producto (bien o servicio),  de un nuevo método de comercialización u organizativo, en las prácticas internas de una empresa, la organización del lugar de trabajo o las relaciones sociales que se han introducido en un mercado, comunidad o sociedad (OCDE, 2005).

Tomando dichos aspectos como pilares, es posible afirmar la importancia de adquirir capacidades con las que se pueda innovar en los diferentes sectores, niveles y organizaciones.

De acuerdo al Dr. Carlos Hernández Cenzano, quien es el director de la Maestría en Gestión y Política de la Innovación y la Tecnología de la Pontificia Universidad Católica del Perú, un profesional decide estudiar esta maestría porque busca realizar cambios, presenta la inquietud de emprender, de realizar cosas nuevas.

Estos son cambios que pueden darse desde el campo de su especialidad, ya que la innovación es transversal a cualquier actividad de las personas, bien se trate del sector privado o bien, del sector público. Los profesionales que se decantan por cursar dicha maestría no tendrán que cambiar de especialidad, sino que por el contrario, la repotencian.

Así mismo, aquellos que estudian un posgrado de gestión de la innovación y la tecnología tienen la posibilidad de conectarse con los diferentes aspectos de la transformación digital que se vive en la actualidad.

Esto se traduce como la aplicación de gran cantidad de capacidades digitales en todas las áreas de una empresa o institución, esto también incluye procesos, productos y activos, a fin de que se genere un cambio en las estrategias de la organización aprovechando las tecnologías emergentes. Del mismo modo, un MBA brinda conocimientos relacionados con el mundo empresarial pero no necesariamente sobre la manera de hacer innovación en una empresa.

Quienes son estudiantes de una maestría del mundo tech llegan a aprender conceptos, herramientas, metodologías y aplicaciones cuyo propósito es encaminar con éxito la innovación como una actividad de gran impacto y relevancia en la cotidianidad de las prácticas empresariales o institucionales.

Resulta imprescindible reconocer que una maestría en innovación y tecnología no se encuentra separada de los temas relacionados con el marketing y la comunicación. Contrariamente, el marketing funciona como un constitutivo de la innovación. En otras palabras, no es posible innovar sin contar con herramientas que sean sólidas y adecuadas de comunicación y marketing de la innovación y adaptables a distintos entornos.