La tecnología favorece la colocación de implantes dentales

Un implante dental es un elemento metálico que se ubica de forma quirúrgica en el hueso maxilar, debajo de las encías.

Una vez que se han colocado en su lugar, el dentista puede colocar sobre ellos las coronas o puentes fijos con las que se reemplazarán las piezas dentarias que se han perdido.

Funcionamiento de los implantes dentales

La implantología se fusiona con el hueso mandibular lo que proporciona un soporte estable para los dientes artificiales. Las prótesis y los puentes que se colocan sobre los implantes no se llegan a deslizar ni a correr en la boca, siendo esta una ventaja importante para la masticación y para el habla.

Dicha adaptación ayuda a que las prótesis y los puentes se sientan más naturales que los convencionales.

En nuestros días, realizar una cirugía como la colocación de un implante dental, cuenta con la tecnología, lo que facilita en gran medida todo el proceso quirúrgico.

Escáner 3D: Con la información obtenida mediante el uso del escáner, se calcula tanto el volumen del hueso, como su densidad. Así mismo, permite la fabricación del implante de acuerdo a las necesidades particulares de cada paciente.

También permite observar y adelantar la posición de los dientes (que se encuentran al lado de la pieza que se va a colocar durante el implante), la inclinación de las piezas, la posición del hueso, al igual que localizar el nervio dentario, para no tocarlo durante la intervención.

Una guía quirúrgica: con el objetivo de que el proceso quirúrgico de la colocación de implantes sea el más preciso, con anterioridad se fabrica una prótesis a medida a través de la tecnología CAD-CAM. Esta novedosa tecnología permite obtener un molde exacto de lo que será el futuro implante. Es así, como a la hora de colocar el implante y durante la intervención, no levanta la encía del paciente.

Beneficios de la guía quirúrgica

  • Usar esta tecnología acorta el tiempo de la cirugía a aproximadamente 30 minutos.
  • Es indoloro para el paciente. Al no levantar la encía durante el proceso, el paciente también se recupera rápidamente de la intervención.
  • Permite en una sola operación, realizar dos intervenciones, sin tener que esperar un tiempo para colocar la futura prótesis definitiva.
  • Ahora es posible colocarla sin dejar cicatrizar para ver qué posición o inclinación tendrán los dientes. Al disponer de esa información con antelación y saber la localización exacta de los futuros implantes, es posible fabricar también la prótesis definitiva con antelación.

Futuro de la implantología dental

Estamos seguros de que el futuro cercano de la implantología dental es muy prometedor debido a que las nuevas tecnologías nos permiten acortar cada vez más los procesos, además de que son realizados con una exactitud que es increíble.

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Columbia (EEUU), posiblemente la innovación en implantología, esté dirigido a potenciar el desarrollo de las piezas dentales artificiales mediante las células madre, y que éstas puedan ser desarrolladas en la misma boca del paciente. Eso aún está por llegar.